OPTIMIZAR LA NUTRICIÓN Y ENTRENAMIENTO PERSONAL   

 

Algo que suelo hacer cuando conozco a un cliente nuevo que quiere iniciarse en el entrenamiento personal es hablar de la nutrición, de la importancia de una alimentación saludable libre de alimentos procesados y refinados para ganar en salud. La mayoría de personas suelen alimentarse ya no solo de «las facilidades» proporcionadas por la industria alimentaria, sino y en parte por ello de alimentos pobres en nutrientes, a lo que nos lleva a una alimentación que aunque pueda ser correcta en calorías sea pobre nutricionalmente hablando, porque no por tomar las calorías correctas estamos llevando una alimentación equilibrada. 

Un ejemplo que suelo utilizar mucho es una comparativa de dos productos muy diferentes, es si por ejemplo tomáramos 100 calorías de manzanas o 100 calorías de un bollo, me da igual cual, ¿cuál crees que es más sano?, ¿es obvio, no?, por supuesto las manzanas verdad? son mucho más ricas en nutrientes que un bollo que está repleto de hidratos de carbono procesados, grasas saturadas que se acoplan a tu peor zona y por ende son mucho más difíciles de quemar, sino pregúntale a cualquier persona que haya seguido una dieta con efecto revote, o a alguien que se alimenta bien en la actualidad y se esfuerza en el gimnasio o con cualquier otra actividad deportiva por quitarse esos quilos de más y que tanto le está costando. Las calorías no son tan importantes como nos han hecho creer (en el primer mundo claro, que en el tercer el déficit de estas ya vemos los estragos que genera) aquí lo importante es dejar de mirar los productos sanos que nos venden por televisión llenos de diferentes ingredientes, algunos imposibles de saber que son a primera lectura ya que es algún producto artificial añadido, y empezar a mirar los productos de un solo ingrediente como la manzana de la que hablamos antes, el pimiento, el pepino, la pera, las legumbres, y otros alimentos como la carne de la tienda, (aunque yo no consumo animales hace muchos años ya, si me gusta saber de lo que hablo) y no envasada ojo, leed los ingredientes de la carne del envase del supermercado al que vayáis, y puede que incluso compréis sin fijaros, descubriréis que lleva patata! entre muchos otros, ¿pero… no se supone que la carne es un solo ingrediente? bueno ya lo ves, solo tienes que acercarte por ti mismo y ver que se ha convertido en un producto procesado.

Por lo tanto podemos resumir esto en que si tu alimentación se basa en generar recetas de varios ingredientes en casa a base de alimentos comprados como un solo ingrediente no procesado y sin refinar como puede ser el arroz blanco, el aceite no virgen extra, la avena a secas y no integral… podremos mejorar rápidamente nuestra forma de alimentarnos, sin olvidar por supuesto que debemos de cocinar adecuadamente y olvidarnos de hacer fritos con regularidad, lo cual hacen estos de los alimentos una bomba de calorías poco nutritivas, dado que cuando más cocinemos un productos, más nutrientes pierde este.

Todo se va complicando si, se debe de ir aplicando poco a poco e ir entendiendo poco a poco como funciona una buena alimentación. Y si he añadido que cuando más hagamos un alimento, más nutrientes perderá este, a mí también me gustaba la carne bien hecha hace más de 10 años cuando aún consumía animales, por poner un ejemplo rápido de algo que suele gustar bien bien hecho y aplicable a cualquier tipo de alimento (no los churrusquéis!). Pero la realidad es que aunque no podamos evitar que al cocinar se generen tóxicos que ingerimos en pequeñas cantidades no pasa nada, en muchas cantidades se traduce en un sobre-esfuerzo para que el cuerpo pueda eliminarlos, y al final muchas de las toxinas acaban pegadas a esas grasas que también se nos pegaron a los michelines y tanto cuesta eliminar.

«La alimentación es la base de la salud»

Finalmente podemos concluir que la alimentación es la base de la salud y sin llevar una alimentación saludable, no notaremos avances en nuestro aspecto físico, ya no solo visualmente, sino como nos sentimos con nosotros mismos y sobre todo energéticamente hablando o dicho de otro modo, nos sentiremos más o menos vitales en función de si estamos haciendo bien las cosas o no. Así que si estabas pensando que el entrenamiento, el realizar deporte era la base, te estabas equivocando, aunque van de la mano, (de eso no cabe duda), pero la una sin la otra, nos lleva a un desequilibrio de bienestar que a la larga nos pasará factura de un modo u otro.

Y hasta aquí la charla sobre nutrición de hoy, si alguien tiene alguna duda, que me escriba, intentare resolverla a la mayor brevedad posible.

 

escrito por : Inés Pernia